Publicación de Habitar el Tiempo

Notificación

Rafael de Silva

En sí misma, la notificación no es una práctica formal de mindfulness, más bien es un añadido que te perimitirá sacar a la luz elementos que ignoramos de forma automática y que nos repercuten en nuestra experiencia vital. No podemos trabajar con algo que desconocemos y la notificación te ayudará a desvelar estos contenidos en tus meditaciones y en el día a día.

Dentro de las propuestas que te puedes encontrar vinculadas a las prácticas de mindfulness, hay algunas orientaciones que tienen objetivos más específicos, intenciones más concretas. 

La notificación es un añadido, podríamos llamarlo así, a las prácticas de meditación que usaremos cuando queremos hacernos más conscientes de que elementos en su forma de pensamientos, emociones o sensaciones capturan nuestra atención de forma más frecuente y con más intensidad.

Voy a realizar una distinción entre el movimiento habitual de nuestra atención, que salta entre distintas temáticas y expresiones: desde una molestia en la pierna a un recuerdo de algo que te ocurrió ayer, la lista de tareas que tienes que realizar en el día, etc. y que según aparecen en la meditación me permiten regresar a mi objeto de meditación sin mayor dilación ni dificultad. Y por otro lado, otro tipo de movimiento de la atención provocado por contenidos que tienen mayor poder de seducción, de captura, y que nos resultan más atractivos, repitiéndose también con más frecuencia en nuestras meditaciones. 

Podemos trabajarlos como un contenido más, pero si quieres rescatar el poder de la meditación como fuente de autoconocimiento, incluir la notificación es de gran ayuda. Pues hay contenidos habituales que, por diversas razones psicológicas, hemos aprendido a ignorar su protagonismo en nuestra experiencia de cada día (no dejes de echar un vistazo a la publicación Ignorancia Automática en la que hablo sobre este tema). 

Volviendo a la técnica de la notificación, ¿en qué consiste? La propuesta es que en cuanto reconozcas que hay un elemento que te ha capturado y sientes esa seducción mayor por quedarte en él y no volver inmediatamente al objeto de meditación, antes de regresar al mismo te detienes voluntariamente en ese elemento, lo examinas y te dedicas a tomar nota, a relatar con tus palabras de qué se trata. Por ejemplo, «estaba imaginando cómo le decía a mi jefe que ya no puedo esperar más para que me diga de una vez, cuál es el puesto de trabajo al que me van a reasignar». Y tras esta toma de notas en torno al contenido, vuelves a posicionarte en tu objeto de meditación. 

Como indicación importante a tener en cuenta, no te excedas en tomar nota de todos los contenidos que cruzan el espacio de tu mente (acabarías con “camisa de fuerza”), sólo de aquellos que detectas como seductores y repetitivos. E igualmente si no hay claridad, no te enredes con la narrativa, puedes notificarlo por temáticas: algo del trabajo, tiene que ver con esta persona, es más bien una emoción, etc. Poco a poco, al ir dando espacio y tomando conciencia de esos contenidos, se irán volviendo más claros y los reconocerás de forma más sencilla y precisa.

¿Qué conseguimos con esto? Usando una expresión popular sería “poner los puntos sobre las íes”, pues te guste o no, estos contenidos son importantes para ti y por eso aparecen con más frecuencia y poder de capturación. Así, cuando te preguntan en casa «¿Qué te pasa? Estás como en las nubes». Tendrás la claridad absoluta del por qué y podrás comunicarlo, si así lo decides, aclarando tu estado a las otras personas con las que convivas, lo que sin lugar a dudas facilita las relaciones enormemente. Mejor que un «No sé, estoy con mil cosas en la cabeza pero ya se me pasará», ¿te suena? 

Bien, en resumen, la notificación aporta claridad y autoconocimiento, paso imprescindible para poder vivir de una forma más consciente, plena y sana.

Quizá te interese...

Curso de Mindfulness por 0 €

¡Acceso inmediato!

Escuela de Mindfulness Habitar el Tiempo

© Copyright 2012 Rafael de Silva. Todos los derechos reservados.

Práctica de Iniciación

Contacto con Habitar el Tiempo

Inscripción