Publicación de Habitar el Tiempo

Lo extraordinario en lo ordinario

Rafael de Silva

El aprecio de lo extraordinario en lo ordinario está a tu alcance y con esta sencilla práctica tu experiencia de la vida se ampliará hasta límites que no sospechas. Y además ese necesario pero fastidioso sesgo evolutivo quejica y miedica empezará a equilibrarse.

Me presento: soy el ingeniero jefe con más conocimiento de todo el universo para crear vida, es decir, una especie de dios, y ahora entre mis proyectos estoy creando un nuevo espécimen denominado “ser humano”. Prototipo tras prototipo estoy añadiéndole más y más sentidos que le permitan no sólo descubrir el mundo, sino maravillarse con todas sus formas, colores, olores, sensaciones… 

¡Zas! Lamento la interrupción, pero es que otra vez mi prototipo acaba de ser zampado por un felino hambriento, mientras caminaba extasiado por la sabana. Menuda #@!!#&

De vuelta al taller con los restos de mi prototipo en la mochila, me encuentro una carta de despido que expone como motivo del mismo el hecho de no haber conseguido un modelo capaz de sobrevivir en este medio. Mi autoestima y prestigio acaban de ser pisoteados cual felpudo de bienvenida.

«Una última oportunidad, por favor, que ahora tengo claro qué debo incluir en mis prototipos”» 

Y voilà, tras una sesuda reflexión y análisis, diseño el definitivo modelo de sapiens capaz de seguir extasiándose en el mar de la vida, pero con una directriz nueva: el miedo exagerado a todo lo que pueda poner en riesgo su supervivencia y en consecuencia la de sus descendientes.

«Lo tengo, lo tengo, ¡todo un éxito!, pero ¿a qué directriz debería dar prioridad para que no me vuelvan a poner de patitas en la calle?, ¿a la experiencia plena de la vida o a la de la supervivencia?»

Más allá de esta historieta parece claro que la evolución ha elegido por nosotros, el miedo y todos sus derivados tienen que tener prioridad. Y aunque ya no vivamos en un medio tan hostil ni con tanto riesgo de perder la vida en cualquier momento, esta directriz sigue impresa en nuestros genes. 

Como decía mi apreciado autor Desmond Morris «Nos acabamos de bajar de los árboles». Seamos honestos y mirémonos al espejo como los monos asustadizos y agresivos que somos. 

Pero no todo son malas noticias, pues resulta que también la evolución nos ha dotado de conciencia y de una capacidad cognitiva sobresaliente con la que somos capaces de conocer y reconocer este sesgo evolutivo. Y con algo de entrenamiento (mindfulness por supuesto) podemos equilibrar esta tendencia que nos lleva a mantenernos en un estado de alerta casi continuo, incluso cuando el felino sólo existe en nuestra mente.

¿Y por qué tengo que equilibrar nada si la naturaleza es sabia?, te puedes preguntar. 

¿Qué tal para conseguir que esa inquietud, intranquilidad, ansiedad y tensión no impida aflorar a esa otra directriz inicial? Sí, si, a la de tener una experiencia plena de la vida.

Si los conflictos, dificultades, ansiedad,… son predominantes en nuestra experiencia de la vida se convierten en una pesada losa que aplasta cualquier otra vivencia de la misma. Y ahora que lo conocemos y comprendemos, ¿por qué no ayudamos un poquito a equilibrar la balanza?

Para hacerlo, sólo tenemos que dedicarnos un tiempo todos los días a rescatar, entre todo lo sucedido, aquellos elementos que te hayan resultado agradables, amables e incluso placenteros. 

Para mí el momento ideal es por la noche antes de dormir, en el que hago un repaso mental e intento subrayar al menos 3 acontecimientos que cumplan esos criterios. Y si tienes la suficiente fuerza de voluntad y compromiso, además los escribirás. Porque así la cimentación de la memoria es más sólida y te ayudará enormemente a construir una experiencia más global, real y plena de lo que es tu vida.

A los pocos días de empezar tu diario, ya no tendrás que recordarlos por la noche (aunque es importante que no abandones este hábito) pues los empezarás a apreciar en tiempo real, en cuanto suceden.

Es fascinante cuando en algún momento de “bajón” tiras de ese diario y rápidamente una sonrisa aflora en tu rostro.

Eso sí, un obstáculo que te puedes encontrar con esta propuesta es orientar tu atención hacia la búsqueda de acontecimientos sobresalientes, suficientemente dignos y memorables para formar parte de tu exclusivo diario.

No hagas eso. Aperecería otro poderoso filtro: el juicio que somete a criterios de calidad las experiencias satisfactorias. 

Aquí viene a mi memoria la expresión «Al encuentro con lo extraordinario de lo ordinario”. 

No tienes que irte al otro extremo del mundo en mitad de una jungla paradisíaca para introducirlo en tu diario. ¿Qué tal ese café que tomaste una mañana de invierno mientras el sol entraba en el local y rozaba tu piel aportándote un gustoso calorcito?. Esa amable conversación que has tenido con el taxista rumbo al trabajo. La agradable ducha con todas las sensaciones y olores que te ofrece. Las sensaciones de descanso en tu sillón mientras acaricias al gato tras un intenso día. Las fragancias y colores de tu forzado paseo por el parque al haber perdido el transporte. La llamada que decides hacer a esa persona que dices es importante para ti, pero que sólo existía en tu agenda.

Y más y más experiencias a las que tienes un fácil acceso cuando dejas de enfocarte en la búsqueda de hechos extraordinarios para justificar tus esfuerzos, horas de trabajo, sacrificios…

¿Acaso abrir el grifo y que salga agua que puedes beber sin miedo a enfermar no es extraordinario? El poder dormir en tu habitación sin el terror a que alguien te asalte mientras duermes, ¿no es extraordinario? Demos una vuelta por el mundo y quizá nuestro concepto de “extraordinario” se modifique sustancialmente.

Recuerda: el aprecio de lo extraordinario en lo ordinario está a tu alcance y con esta sencilla práctica tu experiencia de la vida se ampliará hasta límites que no sospechas. Y además ese necesario pero fastidioso sesgo evolutivo quejica y miedica empezará a equilibrarse.

Y luego no vayas por ahí diciendo que no puedes hacer nada por sentirte mejor. Empieza hoy, empieza AHORA.

Quizá te interese...

Aprende o profundiza en Mindfulness por 0 €

¡Acceso inmediato!

Escuela de Mindfulness Habitar el Tiempo

© Copyright 2021 Rafael de Silva. Todos los derechos reservados.

Práctica de Iniciación

Contacto con Habitar el Tiempo

Inscripción